Trastornos del habla: Disglosia



disglosia

Cuando hablamos de las dislalias vimos que había un subtipo de ellas que se debían por anomalías o malformaciones de los órganos del habla; son las llamadas disglosias.

Para poder realizar una correcta pronunciación es necesario que exista un equilibrio entre las estructuras que están implicadas en el habla y las diferentes funciones que realizan éstas.

Es decir, es necesario que se puedan realizar sin ningún tipo de dificulta o complicación el correcto cierre de los labios, una adecuada masticación y posterior deglución, una posición normal de la lengua en reposo y una respiración nasal.

Si este equilibrio no estuviera presente o fuera poco efectivo, la coordinación y precisión de los distintos órganos y músculos no sería el adecuado y aparecerían problemas en el habla.

¿Qué es la disglosia?

Ya hemos dicho que la disglosia es un trastorno que impide la adecuada articulación de los fonemas por alteraciones anatómicas y/o fisiológicas de los órganos articulatorios del habla.

¿Cómo se diagnostica la disglosia?

Se debe comprobar que las estructuras orgánicas que están implicadas en el habla son competentes, observando la forma, el tamaño y la relación entre dichas estructuras y sus funciones.

Ocurre a veces que es necesario pedir opinión a un otorrinolaringólogo, a un ortodoncista o al neurólogo para que comprueben estructuras determinadas.

Se debe tener en cuenta la forma del paladar duro y la forma y funcionalidad el paladar blando, así como observar el tamaño de las amígdalas. La movilidad del velo del paladar es un aspecto importante a tener en cuenta en la exploración de los órganos del habla, ya que interviene en el soplo y en la emisión sucesiva de los diferentes fonemas.

La forma de cierre de los dientes también es otro aspecto que hay que observar, por si puede producir un mal hábito de colocación de la lengua.

Especial atención a la forma de respirar: por la nariz o por la boca; si existieran problemas para respirar por la nariz y se hiciera una compensación con respiración bucal provocaría malos hábitos de lengua y posibles infecciones.

La lengua debe ser flexible y ágil, poseer una adecuada posición en reposo, durante la masticación y durante la deglución, ya que si estuviera algo alterado repercutiría en el habla.

Los labios han de tener una estructura y una movilidad adecuada para la correcta pronunciación de diferentes sonidos, aunque en ocasiones de importante alteración resultan efectivos. No obstante, hay prestar atención a algún tipo de fisura, asimetría o cicatriz, tono muscular, movilidad…

¿Cuáles son las causas de la disglosia?

Las distintas causas que están asociadas a este tipo de patología son muchas y variadas y están ubicadas en los distintos órganos que intervienen el habla. Puede deberse a:

  • Malformaciones congénitas craneofaciales
  • Trastornos de crecimiento
  • Anomalías adquiridas como consecuencia de lesiones en la estructura orofacial o de intervenciones quirúrgicas
  • Traumatismos

Teniendo en cuenta el órgano del habla que se encuentre afectado y en el que se produce la malformación, distinguiremos varios tipos de disglosias, los cuales explicaremos el próximo día.

Foto | mahalie en Flickr
En Bebés y más | El labio leporino




Bebesymas

Related posts:

  1. Trastornos del habla: tartamudez
  2. Trastornos del habla: tipos de disartrias
  3. Trastornos del habla: tratamiento de la disartria
  4. Trastornos del habla: tratamiento de la tartamudez
  5. Trastornos del habla: teorías sobre la tartamudez


Bebés

Comments are closed.