Los gemelos de Siam que dieron nombre a los siameses



Siameses

Siameses son aquellos gemelos cuyos cuerpos siguen unidos después del nacimiento, un fenómeno que tiende a ocurrir en uno de cada 200.000 nacimientos. Existen casos documentados de siameses desde hace siglos, pero ¿quiénes fueron los gemelos que le dieron nombre?

Los siameses más conocidos fueron Chang y Eng Búnker, hermanos nacidos en Siam en 1811. Nacieron en el valle Mae Klong, en la provincia de Samut Songkhram del Reino de Siam, actual Tailandia. Por su condición de rareza pasaron a formar parte de un circo y estuvieron la mayor parte de su vida en los Estados Unidos. En el circo P.T. Barnum se les conocía como los “Siamese Twins”.

Los hermanos estaban unidos por el costado, pero conservaban cada uno sus propias extremidades, lo cual facilitaba sus movimientos y convivencia. Hasta tal punto era “normal” su existencia, que se casaron (con dos hermanas) y tuvieron 10 y 12 hijos respectivamente.

Leyenda y biografía de los gemelos de Siam

La leyenda relata que su madre manipuló tanto el tejido que unía a los hermanos por el costado que logró que se estirara lo suficiente como para que pudieran estar uno al lado del otro en lugar de estar cara a cara, que sería como nacieron.

Inicialmente y tras ser presentados al rey fueron condenados a muerte por ser considerados un signo de mal presagio. Pero el rey Rama III derogó la condena al ver que no se produjo ninguna catástrofe y los hermanos se salvaron de una muerte ejecutoria. Un popular comerciante escocés los conoció y pidió permiso en 1824 al gobierno siamés para sacarlos del reino.

Después de larga espera, el permiso fue concedido en 1829 y los gemelos fueron exhibidos como una curiosidad durante una exitosa gira mundial. De Londres a Estados Unidos a formar parte del famoso circo Barnum & Baily. Pero determinadas disputas monetarias con su promotor hicieron que los gemelos se independizaran y empezaran a promocionarse ellos mismos.

A pesar de ese éxito como artistas circenses y la relativa normalidad de sus vidas, los gemelos querían separarse. Durante décadas consultaron a muchos doctores acerca de la posibilidad de ser intervenidos.

Pero debido a que no existía la tecnología de rayos X para establecer la fisiología interna de la conexión entre los dos cuerpos, dicha operación resultaba peligrosa para los hermanos, por lo que desecharon la idea. La autopsia revelaría que estaban unidos por el hígado. Sin embargo, la intervención sería realizable hoy en día.

En 1839 se retiraron del circuito de exhibición y se establecieron en Wilkesboro, Carolina del Norte, donde se convirtieron en ciudadanos estadounidenses, que figuran como “Chang y Eng, gemelos siameses”. No fue sino hasta algunos años más tarde, cuando adoptaron el nombre de Bunker. En abril de 1843, se casaron con las también hermanas Adelaide y Sarah Anne Yates en una boda doble.

Si vivir en pareja resulta difícil, podéis imaginar lo que era vivir entre cuatro. Durante varios años, las dos parejas compartieron una casa, pero después de una pelea entre las hermanas, en la que se vieron envueltos los hermanos, se establecieron hogares separados y los hermanos pasaron el resto de su vida yendo y viniendo cada tres días a las respectivas casas.

Después de un tiempo regresaron al circuito circense para mantener a sus familias numerosas. Los hijos también participaban en el show.

El escritor Mark Twain quedó fascinado por la leyenda de los siameses Chang y Eng y escribió el cuento “¡Esos extraordinarios gemelos!”, basándose en una anécdota que relataba cómo Chang se salvó de ir a la cárcel tras haber atacado a un hombre porque el juez consideró injusto encerrar también a su hermano.

No obstante, ese escrito que debía ser humorístico sobre un “monstruo” siamés que se exhibía en circos y elaborando más aún el argumento de dos personas distintas en un mismo cuerpo, llegó a la versión definitiva de “Wilson, el chiflado”, donde los protagonistas ya no eran gemelos idénticos unidos.

Tumba siameses

El declive de los siameses y el comienzo del mito

Volviendo a la realidad, Chang y Eng eran inteligentes y astutos en los negocios. Además, eran artistas talentosos y en su acto realizaban proezas acrobáticas, trucos de magia y rutinas humorísticas. Las entradas a su espectáculo no eran baratas, pero el público consideraba que era un dinero bien invertido tras ver el show. Los hermanos eran noticia con relativa frecuencia, también por su muerte.

El final de los siameses fue trágico y contribuyó al mito de que los hermanos gemelos están unidos más allá de la vida. Chang cayó en el alcoholismo y su salud desmejoró hasta que en un viaje trasatlántico sufrió un derrame cerebral (1870), que no afectó a Eng. Sin embargo, el derrame dejó a Chang paralítico de la parte derecha de su cuerpo, lo que obligaba al hermano a hacer de soporte físico.

En enero de 1874, a la edad de 63 años, Chang desarrolló una bronquitis severa que lo condujo a una neumonía. Una noche, Eng se despertó al descubrir que su hermano no respiraba. Chang estaba muerto, así que Eng presintió que su final estaba cerca. En estos momentos críticos le conminaron a ser separado de su hermano, lo cual rechazó. Sin embargo, cuando llegó el médico que hubiera podido realizar una operación in extremis, Eng también había fallecido.

El examen post mortem realizado en el College of Physicians and Surgeons de Filadelfia reveló que Chang murió de un aneurisma en el cerebro; y Eng, del shock de ver a su mitad sin vida. Desde entonces y debido a la fama de estos hermanos de Siam el término “siamés” sirve para designar tipos de gemelos semejantes, unidos por el cuerpo.

Más información | Find a grave, Wikipedia
En Bebés y más | Tipos de gemelos, Casos raros de gemelos, Una niña-diosa con 4 brazos y 4 piernas. Los casos de gemelos-siameses, Una niña de un año está “embarazada” de su hermana, Mellizos de diferente padre




Bebesymas

Related posts:

  1. La noche temática dedicada a los gemelos
  2. Las madres de gemelos podrían vivir más
  3. Vinilos personalizados con el nombre del niño para la habitación infantil
  4. Nunca digas el nombre de tu bebé, a menos que lo tengas clarísimo


Bebés

Comments are closed.