Es cuestionable darles a los bebés complementos botánicos y tés



El uso de complementos botánicos y tés para los bebés es una práctica sorprendentemente común, según halla una investigación reciente, pero los expertos advierten que ese tipo de productos podrían no ser seguros para los bebés.

El estudio, realizado por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de los Estados Unidos, halló que cerca del 10 por ciento de los bebés recibieron complementos botánicos o tés durante su primer año de vida. Los investigadores hallaron que incluso bebés de apenas un mes de vida recibieron estos productos.

“Nuestro estudio es el primero en examinar la prevalencia del uso de tés y complementos botánicos entre una muestra de bebés de los EE. UU.”, escribieron los autores del estudio. “La enorme variedad de complementos dietéticos botánicos y de tés que se ofrecen a los bebés incrementa las probabilidades de que algunos resulten poco seguros”.

Los resultados del estudio aparecen en la edición en línea del 2 de mayo de Pediatrics. El informe está programado para su publicación en la versión impresa de junio de la revista.

Los complementos dietéticos botánicos y los tés de hierbas no reciben el mismo escrutinio que los productos farmacéuticos, según la información de respaldo del estudio. El uso de este tipo de productos puede causar reacciones adversas con otros medicamentos, además de que podrían ser inseguros en sí mismos.

Algunos complementos podrían contener metales pesados u otros contaminantes. Los bebés son más susceptibles a este tipo de toxinas, según el estudio. Además, algunos complementos dietéticos han causado convulsiones y hasta la muerte en bebés que hasta el momento habían estado sanos. Un complemento dietético fue retirado del mercado en 2007 por contaminación microbiológica.

Durante los primeros cuatro a seis meses de vida, los expertos en salud infantil recomiendan que los bebés reciban exclusivamente leche materna humana o leche de fórmula, según el estudio.

Al revisar información sobre el Estudio de prácticas de alimentación de bebés que fue realizado entre 2005 y 2007, los investigadores hallaron información sobre 2,653 madres.

Cerca del seis por ciento aseguró que le había dado a su bebé un complemento botánico o té durante los primeros doce meses de vida del bebé. Otro 3.6 por ciento dijo que le había dado a su bebé estos productos más de una vez durante el primer año.

Fue más probable que las mujeres les dieran a sus bebés estos productos si referían usarlos ellas mismas. Las mujeres de mayor edad, que tenían más de un hijo y un nivel educativo o de ingreso más alto también tuvieron más probabilidades de darles a sus bebés esos productos. Las madres que amamantaron más tiempo fueron más propensas a dar complementos botánicos o tés a sus bebés. Las madres hispanas tuvieron más probabilidades que las blancas o las negras de darles a sus bebés complementos dietéticos botánicos o tés.

Según el estudio, los productos usados más comúnmente fueron infusión para el dolor de estómago, camomila, tabletas para la dentición y té sin especificar. Las razones más comunes por las que les dieron estos productos fueron irritabilidad, problemas digestivos, cólicos y relajación.

Cuando se les preguntó a quién habían pedido información sobre esos productos, únicamente el 27 por ciento dijo que había hablado con un profesional de la salud. Cerca del 28 por ciento recibió su información de los medios y el 30 por ciento habló con amigos y familiares sobre complementos botánicos y tés para sus bebés.

El Dr. Louisidon Pierre, director de atención crítica pediátrica del Centro Hospitalario de Brooklyn en la ciudad de Nueva York, aseguró que los padres necesitan ser sumamente cuidadosos al darles a sus bebés cualquier tipo de complemento o té, sobre todo cuando tienen menos de cuatro meses.

“El cerebro del bebé está en crecimiento y desarrollo, y su sistema inmunitario aún no ha madurado, por lo que los bebés no pueden defenderse de las cosas como los adultos”, dijo. “Hasta las cosas que parecen benignas pueden ser peligrosas para los bebés. El anís es un producto herbal con el que la gente prepara té. En los adultos, podría no haber reacción, pero en los bebés, el anís puede causar agitación y convulsiones. El cerebro en desarrollo es realmente susceptible”.

El Dr. Mark Diamond, pediatra del Hospital Infantil de Pittsburgh y de Children’s Community Pediatrics, estuvo de acuerdo y añadió que “solo por ser natural no lo hace seguro. La gente supone que algo es seguro si mamá o la abuela lo usaron, pero podría no serlo”.

Diamond aseguró que también está desilusionado de ver que apenas una de cada cuatro personas se sintió suficientemente cómoda de hablar con su médico sobre el uso de estos productos. “Eso me preocupa. ¿Tienen miedo de hablar conmigo sobre esos productos? Podría haber problemas de seguridad con algunos de ellos y yo quisiera que los padres hablaran conmigo”.

La pregunta más importante que los padres necesitan hacer acerca de cualquier producto “es si es seguro”, sentenció Diamond. “Eso aplica tanto para los medicamentos que receto como para las curas de hierbas”, anotó.

Desde | HealthDay News/HolaDoctor

La nota fue extraída del link anterior. Si tienes dudas o sugerencias sobre derecho de autor favor de remitirse a la liga mencionada con anterioridad.

Mamás y Bebés Blog, tu blog de Maternidad
http://blog.mamasybebes.com

Mamás y Bebés Blog

Related posts:

  1. Libro con cuestionable metodo para dormir niños
  2. Tomar omega 3 en el embarazo reduciría resfriados en los bebés
  3. El estrés afecta el cerebro de bebés prematuros
  4. Bebés sensibles a los ácaros, mayor probabilidad de sufrir asma en el futuro
  5. Los bebés prematuros corren cinco veces más riesgo de desarrollar autismo


Bebés

Comments are closed.